Ventajas e inconvenientes de los diferentes tapones de vino (I): El de rosca.

La cápsula metálica suele ser de alumninio.

La junta de estanqueidad interior consta de PE (polietileno) con Saran (materia plástica impermeable).

En cuanto a las ventajas:

Ausencia de olor a corcho: Es impresionante poder comprobar que con este sistema ya estoy escuchando a muchos restaurantes que no tienen ningún tipo de devolución debido al aroma a corcho. Si tenemos en cuenta que en restauración el porcentaje de devoluciones por ese motivo es del 5%, nos podemos imaginar la repercusión que tiene en los beneficios de ventas a nivel mundial.

Rapidez y comodidad en la apertura del vino, aunque depende de para quién. Hay quienes alguna vez nos hemos atascado en la apertura de la rosca con un cuchillo.

El vino nunca sabrá a corcho ni se oxidará o agriará por la entrada de aire. Según un estudio del Instituto Australiano para la Investigación del Vino, este tipo de tapón protege al vino en mayor medida de la oxidación, reteniendo el SO2 (anhídrido sulfuroso) contenido en los vinos blancos. Incluso en algunas ocasiones he podido comprobar en más de una ocasión que algunos vinos blancos con este tapón tenían demasiado olor a sulfuroso en nariz, pero en contadas ocasiones.

En cuanto a los inconvenientes:

Hay muchas personas que dicen que cambia el sabor original de los vinos, debido a que aportan matices metálicos o de plástico, aunque un servidor nunca ha presenciado nada por el estilo.

Algunos consumidores piensan que los vinos con este tapón, introducidos en bodegas alemanas de precios bajos y económicos hace unos 20 o 30 años, son horteras y de baja calidad. En mi opinión, nada más lejos de la realidad.

Y, por último, recordar que en cuanto a las normativas, todavía no están permitidos en muchas denominaciones europeas.

Share:

Discussions — No responses yet