Tipos de suelos para el cultivo de la vid en España.

Simplificando, tenemos 5 tipos de suelos:

Arcillocalcáreos con predominio de caliza: Se encuentran en Rioja Alavesa y cercanías. (Sonsierra, Rioja -Alta, Ribera de Duero en zona vallesoletana, Calatayud, Jumilla, Yecla, Jerez, Montilla-Moriles, Terra Lata, Alicante, Cigales, Costers del Segre y Somontano). Si habláramos de un blanco criado en estos suelos, sería brillante, elegante, mineral con toques de tiza, notas pajizas, con más precisión varietal y expresión frutal. 
Arenosos (silíceos) o de base granítica: Valdeorras, Rias Baixas, Ribeiro, Ribeira Sacra, Fermoselle, zona norte de Méntrida y zona oeste de Vinos de Madrid. Los blancos podrían ser con toques de hierbas silvestres y fruta madura, y los tintos serían cálidos, con frutos negros silvestres y francos.
Pedregosos: Ciertos pagos de Tarragona (Falset, Conca de Barberá y Terra Alta), los mejores pagos de Toro, algunas áreas cercanas al Duero en Rueda, zonas de Navarra y ciertos lugares de Rioja Baja.
Pizarrosos: Priorat, algunas zonas de Cebreros, Arribes de Duero, Ribeira Sacra, La Axarquía (Málaga), zonas altas del Valle de Güimar (Tenerife) y El Bierzo, pequeños esbozos de calatayud y la parte nororiental de Empordá. Blancos y tintos complejos, grasos, con notas minerales y recuerdos a grafito y piedra caliente.
Volcánicos: Lanzarote, Hierro, Valle de Güimar, Gran Canaria, Monte de Lentiscal, La Palma, Ycoden-Daute-Isora y Abona. Blancos con cierto dulzor final, ligeros toques ahumados, fruta confitada y, en ocasiones, con leves matices balsámicos.
Priorat
Share:

Discussions — No responses yet