Saber escoger es ser elegante

Hoy he recibido un precioso mensaje de una gran amiga. Eso ha hecho dar un giro al artículo técnico que estaba redactando en ese mismo momento, y he preferido hablar de algo más importante todavía, como lo son para mi mis amigos: la elegancia.

¿Qué es eso de la “elegancia”, de la que tanto hablamos y admiramos los humanos?

Pues bien, deriva de “elegir” elegire que etimológicamente procede del latín (escoger, leer). Esta palabra tiene la raíz indoeuropea leg- (recoger), la cual es la raíz de las palabras: cosechar, recoger (de recolligere), escoger (de colligere), e incluso leer (de legere). Y ésta (legere), también la encontramos en inteligencia (intellegere). A su vez significa: escoger la mejor alternativa entre varias, leer entre líneas, discutir, analizar, deliberar y dar un veredicto.

Por esta razón, siempre he pensado que elegir bien es un acto muy inteligente y, sobre todo, elegante. De hecho, casi todo en la vida lo elegimos. La palabra elegancia viene del latín elegantia, y el adjetivo “elegante” del verbo elegire que significa “elegir”. Por lo que se deduce que saber elegir bien es de personas elegantes.

Hemos de ser elegantes y elegir a nuestros amigos. Alguna vez, cuando surge el tema, les digo a mis amigos que ellos son todos mejores que yo. Sí, tengo mucho que aprender de ellos todavía. Por eso me siento orgulloso de ellos y disfruto de su compañía y amistad. Y una de las características que poseen es que tienen corazón; un gran corazón. En los vinos, sucede lo mismo: busco aquellos que tienen integridad, esencia, carácter definido, fortaleza y a la vez finura, raza, pero sobre todo “alma”. Y creo que siempre hemos de ir seleccionándolos de mejor en mejor, y dejar que nos hagan mejores personas. Y no por ello tiene que ser nuestro vino actualmente preferido, más caro que el último y que los anteriores. Por lo tanto, hay que probar, recoger, escoger, leer, pensar mucho, y ser sincero con uno mismo antes de seleccionarlos. El vino no solo se bebe, sino que se vive. Y para vivirlo hemos de estudiarlo hasta lo más profundo. Es así como más disfrutaremos de él. Suelen decir que quienes más aman a una persona son los que más la conocen.

Share:

Discussions — One Response

  • Essie 10 marzo, 2015 on 8:48 am

    I can’t bevleie I’ve been going for years without knowing that.

    Reply