¿Qué vino comprar? (Parte I: vino para gente joven)

Nunca he hablado de este tema, quizás por mi obsesión por la objetividad en los vinos, pero creo que en algún momento he de hacerlo. Hoy va a ser el día. En primer lugar, si es para una cena y sabemos qué tipo, miraría los artículos de maridajes recientes que he venido realizando hasta hoy en mi blog.

En segundo lugar, debemos tener en cuenta que cada persona tiene un estilo y un gusto diferentes, pero sabiendo qué les gusta comer más a nuestros amigos o acompañantes, podemos ir bastante bien encaminados.

Desde hace unos años me estoy dedicando a estudiar y analizar el porqué de algunas inclinaciones. Por ejemplo, a personas que les encanta o les sienta mejor lo vegetariano suelen preferir vinos blancos o rosados más suaves y delicados incluso con poco número de aromas, además de con más acidez y longitud.

Del mismo modo, a personas que adoran las salsas suaves y consistentes (realizadas mediante derivados lácteos, trufa blanca/negra, boletus, etc), las carnes rojas y/o de caza, también les entusiasman normalmente los vinos corpulentos, glicéricos, con tanino fino y dulce (y digo bien, tanino dulce, no secante ni verde o que da astringencia, ya que ahora no estoy maridando, sino que obteniendo conclusiones de amplísimas encuestas realizadas durante más de 2 años por varios países). Tampoco le dan mucha importancia a la acidez. Pero sí que le dan a la longitud, a que sepan a frutas azules/rojas/negras maduras y a la complejidad.

Y por último, a mí siempre me ha gustado sorprender una vez que la persona que vaya a probar el vino tenga algo clara la tipicidad de cada varietal. Y con esto me refiero a los aromas característicos de cada tipo de uva. Porque es una maravilla descubrir cómo se expresan dichas uvas en sitios diferentes; dentro de un mísmo país y en los diferentes paises del mundo y las subzonas de los mismos. Por ejemplo, un mismo tempranillo se manifestará más mineral (gusto a grafito, caliza, tiza o piedra mojada) en una zona de pizarra de Priorato que en un suelo ferroso de la Rioja Baja. Y un varietal albariño se expresará más mineral en un suelo granítico de dicha Denominación de Origen que en Italia en un suelo pobre en minerales y más arcilloso. Por lo tanto, y para concluír hoy, si no se sabe con qué comida se maridarán, o si son para tomarlos en cata técnica, regalaría a una persona que tiene conocimientos básicos en vinos de unos años aquí, y si es amante de los vegetales; por ejemplo un vino en principio español de “godello” de 15 € (que es un precio razonable): que sea floral, a la vez frutal, mineral y sin barrica (con poco cuerpo). Seco y con alta acidez.

Por otro lado, a una persona con un paladar algo educado, amante de las carnes y salsas complejas, le pondría o regalaría un vino en principio español, de varietal “bobal, syrah, garnacha o tempranillo” de unos 15 €: con cuerpo, pero fresco, largo, glicérico, con chispa, curioso, algo mineral también, con tanino dulce (de hollejo) con capa y acidez alta que no moleste, tonos cereza e incluso azulados. Con uno o dos años de vida total como máximo. Con sólo 6 meses de barrica nueva francesa y con muchos trasiegos y trabajo sobre lías.

Esto son sólo ejemplos de nuevos descubrimientos de alta calidad, a un bajo precio para todos. Seguiremos con diferentes precios.

Share:

Discussions — One Response

  • Anonymous 4 marzo, 2011 on 6:10 pm

    Sigues siendo objetivo, y eso hace que se vea la seriedad de tu web y tu nivel tan alto de conocimientos crack!

    Reply