Qué son los amontillados y los olorosos. (III)

Los “amontillados” son finos que, por una razón biológica van perdiendo su flor y, por tanto, al ir oxidándose merman su finura y gran parte de su carácter salino. Etapa en que se le añade alcohol vínico hasta alcanzar los 17º, valor mínimo que “mata” la flor y pasan a realizar una crianza oxidativa, adquiriendo cierta gordura y cambiando su ligera dulcedumbre de esta crianza con sus notas secas y punzantes de fino.

Y por último, los “olorosos” son vinos que, por su mayor cuerpo (posiblemente de vinos jóvenes con menor proporción de lágrima o yema o incluso de menor calidad a veces), se destinan para olorosos desde el principio de la elaboración. En la fase de sobretabla se le añade el alcohol desde los 11º del vino joven (llamado en la zona mostovino) hasta los 18,5º o 19º para impedir la formación de “velo en flor” y así someterse a una crianza oxidativa en bodegas menos frescas, cuya mayor temperatura facilita ese proceso.

El lunes terminaremos este maravilloso tipo de vinos con los Cream, Palo cortado y Pedro Ximenez.

Buen fin de semana a todos.

Share:

Discussions — One Response

  • Shanna 10 marzo, 2015 on 8:40 am

    Whoa, whoa, get out the way with that good inaofmrtion.

    Reply