Qué es el Mistral.

El Mistral es uno de los vientos más fuertes y tormentosos del Mediterráneo central. En la mayoría de los casos, este fuerte viento, que se invierte entre Cerdeña, Sicilia e Italia centro-sur y Cerdeña (tras el paso de un frente frío o más frentes fríos secundarios en las advecciones ártico marítimas), se aleja hacia los mares Adriático y Jónico sur, para llegar sur de los Balcanes y Grecia.


Al igual que muchos otros vientos mediterráneos, el Mistral reúne determinadas características. Muy a menudo, sobre todo durante el invierno y la primavera, puede acompañar a la entrada en el Mediterráneo central de un bloque de aire frío, que es empujado desde las latitudes polares hasta las Islas Británicas y Francia, como una erección temporal (que se extiende a lo largo de los meridianos de alta presión de las Azores) en la dirección de Islandia y Groenlandia, en la que se va a unir con el calor que reina sobre la isla de hielo, que proviene de la alta meseta de América del Norte. Por lo general, esta configuración de “bloqueo” (que detiene el flujo oceánico húmedo) da orígen a una advección fría, y a la llegada de grandes bloques de aire muy frío, que descienden del Ártico hacia el mar de Noruega y el  Mar del Norte, y penetra hasta el Mediterráneo llegando a invadir incluso la costa norte de África.

Una vez abajo en el territorio francés, el aire frío deslizándose hacia el sur, se ve obligado a canalizarse en el valle del Ródano, que es el único cruce penetrable a las masas de aire entre los Alpes centrales y occidentales del macizo Francés.

220px-Mistral_wind1 (1)Aquí el flujo para el efecto de canalización (que en éste caso se desliza hacia el sur) tiende en gran medida a reforzarse saliendo con ráfagas muy fuertes a lo largo de la zona del río Ródano. A menudo dichas rachas van más allá de la 130-140 km/h, especialmente entre la ciudad de Orange y los suburbios del oeste de Marsella. Al transportar aire de origen polar, el viento puede ser muy frío e incluso penetrar desgarradoramente a través del Mediterráneo central y occidental, provocando fenómenos de drásticos descensos térmicos produciéndose así nieve, hasta a cotas muy bajas. En estos casos, el aire frío procedente del valle del Ródano, desemboca en el Mediterráneo pasando por encima de la superficie del mar más cálido. De esta manera, se humidifican las capas inferiores, dando así lugar a fuertes contrastes térmicos como la gradiente vertical de temperatura, originando así  cúmulos de nubosidad congestionada o  nubes de tipo cumulonimbus. Este fenómeno da lugar a lluvias y tormentas adjuntas que pueden incluso cubrir de nieve  las cotas mas bajas de las colinas entre las principales islas y el sur de la costa del Tirreno italiano.

Fuente: Meteoweb.

Share:

Discussions — No responses yet