Qué es el equilibrio en un vino.

Los profesionales de catas, gurús y demás prescriptores dicen que un vino está equilibrado y, por tanto, les gusta cuando perciben a la vez y de igual manera las sensaciones de dulce, salado, ácido, amargo y umami (sensación de peso más centrada en la parte superior de la lengua).

También es muy importante que manifieste instantáneamente en la boca una buena gama y número de aromas, y una textura y sensación delicados y agradables.

El vino debe dejar una sensación placentera. Si la balanza se desequilibra o tiene poca acidez, lo describimos como tierno, casi dulzón; si tiene poco grado, podríamos pensar que está aguado; si le falta tanino, diríamos que no es elegante, que le falta virilidad y cuerpo, y si le sobra acidez, diríamos que es anguloso.

La estructura, que mucha gente la suele confundir con el equilibrio y que también tiene muchísima importancia a la hora de puntuar un vino, no es lo mismo, aunque tengan algo que ver. Sobre esto ya escribí el artículo del viernes, 10 de febrero de 2012.

Así de simple. Ya os habéis quedado con el concepto. Para mí es muy importante.

Share:

Discussions — No responses yet