La “Côte des Blancs”. Uva chardonnay en Champan al poder.

La “Côte des Blancs” comienza al sur de Epernay y se extiende hasta los viñedos de Vitryat y de Sézanne. Presenta una línea de laderas irregulares con vertientes vitícolas que descienden hacia la llanura en ondulaciones y crestas sucesivas.Captura

Su nombre (“ladera de los blancos”) refleja con orgullo la variedad dominante, la “chardonnay” (uvas blancas de mosto blanco que dan un vino blanc de blancs, o (“blanco de blancas”), que se beneficia de la orientación este, sur y sureste, así como de los suelos drenantes de creta (más arenosos hacia el sur). Esta roca está formada por caparazones de algas microscópicas (cocolitos) depositadas hace entre 90 y 70 millones de años. Se trata de un material frágil y quebradizo que otorga a los vinos una estructura delicada y un perfil olfativo muy elegante. El champán blanc de blancs se distingue por su color amarillo pálido, llegando hasta verdoso. Sus aromas tienen notas cítricas, de pulpa con pepitas, de hierbas aromáticas anisadas y de flores blancas (acacia, rosa, espino blanco y madreselva). Su relativa potencia lo hace especialmente adecuado para acompañar los aperitivos, o bien platos refinados y de predominio yodado (ostras finas, marisco, carpaccio de Saint-Jackes y pescados escalfados con hierbas anisadas o azafrán, y quesos frescos.

Los vinos evolucionan adoptando una tonalidad amarilla más pronunciada, con aromas a frutos secos y especiados, de miel y melocotón que tienden al curry y a los frutos secos tostados. Entonces maridan perfectamente con el pescado en salsa, la carne de ave con salsa cremosa de champiñones, las mollejas, el foie gras y los quesos de pasta prensada cocida.

Disfrutad mucho!

Share:

Discussions — No responses yet