En base a qué escojo las bodegas y restaurantes cuando los visito.

Pues simplemente en base a una buena relación humildad/cariño/respeto al trabajo bien hecho. Normalmente, detrás de un gran vino o una gran cocina hay una persona que ama su trabajo, se levanta con la misma fuerza con la que se cae, y sin más pretensiones, busca una simple sonrisa en el consumidor final de su producto. Simplemente esto le hace feliz hasta el próximo madrugón. Te asesora pero nunca juzga ni afirma nada. No hay dogmas. Hay esfuerzo, humildad, trabajo duro en silencio, y mucha integridad y honestidad.

Siempre he pensado que decir la verdad a los demás es ser honesto, y decirnos la verdad a nosotros mismos es ser íntegro. Qué cosa tan difícil, a veces..

Descansad estos pocos días, los que podáis.

Share:

Discussions — No responses yet