Empresas con responsabilidad social.

El viernes pasado, tuve la suerte de asistir a una conferencia en el ayuntamiento de Ollauri, dirigida por el fundador de una empresa diferente a las que hoy en día se nos ha enseñado a que abunden: me refiero a las empresas de hacer dinero rápido. Pues esta, como digo, no tiene más que el fin de hacer un producto (en este caso es vino) de alta calidad, respetando a la tierra, a los trabajadores con ética y empatía, invirtiendo en la sostenibilidad, y volviendo a la viticultura de antes, dejando a la planta regularse por sí misma poco a poco, sin añadir tanto producto sistémico; la empresa la componen 28 micro-viñedos de gente de un pueblo de Alicante que conforman la suma de viñedos para esta innovadora bodega con elaboración de vinos naturales, y que aconseja el consumo de proximidad.

Esta es una manera de no depender de los demás países para salir de esta situación a la que se está enfrentando el país entero. Por lo tanto, se apuesta por la “economía del bien común”.

Se forma en valores en la misma empresa a los trabajadores, para que nosotros seamos además, los protagonistas del vino, sin depender de los políticos a la hora de subvenciones.

Yo también creo que la calidad solamente se consigue con la suma de respetos a la vid y al hombre.

Pretende volver a centrarse en que lo más importante de la vida es “SER PERSONAS” ante todo.

Y por último, decir que la única cuota que piden a cada trabajador es que demuestren que su tiempo libre lo dedican a que el mundo sea un poco mejor. Da igual cual sea la actividad que realice cada trabajador. Difícil proyecto, pero iré a visitar a esa gran gente, y a apoyarla, como no.

Share:

Discussions — No responses yet