Despedida de aproximadamente un mes. Para vosotros.

Me da mucha pena decirlo pero un humilde servidor que cada vez ve que sabe menos de enología, cata y viticultura, se ve en el deber de respetar a toda aquella gente que me leéis. Es por esta razón por la que he decidido hacer unas “vacaciones” entre comillas muy bien distribuidas en cuanto a planificación de visita de bodegas se refiere para ver la alta enología que emerge en todo su esplendor en California y empaparme al máximo de una cultura que admira y se basa casi en la perfección del trabajo en el viñedo y bodega. Espero también encontrar algún que otro hueco para pensar en silencio. De verdad que a mí me resulta como una cura de renovación cada año. Vuelvo en Septiembre con toda la energía que sea capaz de absorber de la planta más magistral y dura que existe: la vid. Un día dormiré entre ellas para escuchar su acogedor silencio. Un saludo. Que sobre todo a los que tengáis algo de tiempo para vosotros, y a los que tengáis la suerte de tener vacaciones os sirva para cargaros de ilusión y confianza hasta el siguiente verano si cabe. ¡Saludos! Y como dice un amigo mío: ¡y al lío!
Share:

Discussions — No responses yet