¿Cuál fue el desencadenante de todas mis emociones y de mi pasión? Parte 2

Lo tengo bien claro, porque lo tengo muy presente. Fue gracias a una persona que amaba mucho: mi abuelo. En la Nochevieja del 2003, unos días antes de morir, me miró y sin hablar me dijo con sus ojos: “Asier, creo que no me vas a ver más que hoy y mañana”. Nunca antes había entendido un mensaje visual con tanta claridad.

Me marchaba para casa al día siguiente y le despedí. Dos días después de Reyes, mientras trabajaba, me lo dijeron. No le veo desde entonces, pero ahora lo siento cada día.

A partir de ese momento, me quedé al margen del tiempo, fui incapaz de seguir escribiendo. Noté que algo indescriptible, pero superior a mí, me decía que estaba solo, que no me tenía que quejar tanto de la vida y debía dar más de mí. Iba a ser duro, pero debía disfrutar de todo cuanto pudiera, ya que la vida es un regalo alucinante.

Recordé la conversación que tuve con mi abuelo antes de la última cena de Nochevieja. Acudieron a mi mente dos frases clave de todo lo que hablamos aquella noche: “in vino veritas” y “el tiempo es oro”. Le encantaba el vino. No tomaba nada más que agua y vino.Y el vino siempre con moderación. ¿Por eso anduvo en bicicleta hasta sus últimos días?, pensaba yo.

Y eso es lo que he descubierto desde ese día.

Con sus noventa y cinco años, disfrutaba del vasito que le reservaba de los que para mí eran los mejores caldos. Aunque nunca me lo dijo explícitamente, notaba que para él, el vino era la única bebida alcohólica que era capaz de sacar lo mejor de cada uno y de que el corazón dijera la verdad. Y con esa imagen me quedé: el vino conseguirá que la humanidad acabe estando más unida. Nos hace encontrar lo mejor de cada uno.

Por eso creo que siempre hemos de buscar tiempo de donde aparentemente no disponemos, para aprovechar a tope esta difícil vida y brindar con un gran vino por toda la humanidad. ¿Cuál? Probaremos hasta dar con el que consigamos expresar mejor nuestro corazón y emociones.

Gracias abuelo, de corazón.

Share:

Discussions — 3 Responses

  • Luis Fernandez 19 noviembre, 2009 on 7:25 am

    Que grande eres Arrilu. Un abrazo !

    Reply
  • Anonymous 21 noviembre, 2009 on 5:21 pm

    “Il vino è come la vita per gli uomini,
    purché tu lo beva con misura.
    Che vita è quella di chi non ha vino?
    Questo fu creato per la gioia degli uomini.

    Allegria del cuore e gioia dell’anima
    è il vino bevuto a tempo e a misura.”

    (Siracide, 31, 27-28)

    Reply
  • ana 25 febrero, 2010 on 7:31 pm

    Eres único Asier!!! tanta sensibilidad me encanta.

    Reply