Cómo afecta el cambio climático a la vid

Afectará a la viticultura en un aumento de la radiación UV-B, de la concentación de dióxido de carbono (CO2) y de la temperatura, además de en la variación de los patrones de precipitación.

Se calcula una subida de la temperatura media de 2,9ºC al final del siglo y, siendo pesimistas, de 6 ºC. Habrá menos lluvias, sobre todo en verano; aumentará la tasa de evaporación de agua en las plantas y disminuirá la frecuencia de heladas, con lo que tendremos más plagas y de otros tipos. También inviernos menos fríos y veranos más calurosos, lluvias cuando no se necesitan y más violentas, más inundaciones y picos de calor extremo.

Se adelantarán las vendimias. Quizás tengamos menos botrytis y mildiu debido a temperaturas más altas, y menos humedad.

Consecuencias:

Al aumentar la radiación solar, aumentará la fotosintesis de las plantas y crecerán más deprisa, cambiando los estados fenológicos. Y pasará lo que ya ocurre en muchas vendimias hoy (como comenté el pasado miércoles): se alcanzará la madurez fisiológica de la planta, pero no irá acompañada con la madurez de fenoles y pieles, que es lo ideal para el perfecto equilibrio final.

Podrían cambiar las zonas privilegiadas del viñedo pasando a situarse en latitudes más Norte. De hecho, cada década el límite Norte de cultivo (situado en 50º latitud norte) de la vid ya se está moviendo aún más hacia el Norte, a razón de 20 km por década. O sea que unos 2 km al año.

De hecho hoy, ya se están plantando viñas en el sur de Inglaterra para producir vinos espumosos.

Share:

Discussions — No responses yet