China y el vino (I)

Las primeras viñas de China se cultivaron en el actual Xinjiang y en Xi’an, capital de la provincia de Saanxi, en tiempos del emperador Liu Che (Wudi), de la dianstía Han. En el año 139 a.C. envió éste al general Zhang Qiuan a una expedición por Asia Central, de la cual regresó 13 años después. En su equipaje se encontraron cepas de Vitis vinífera procedentes de Uzbekistán. Más adelante, y según documentos del siglo VII, se cultivaron las cepas denominadas “serpiente”, “perlas de dragón” y “pezón de yegüa”. Se debía de tratar de uvas de mesa blancas. La viticultura floreció, y especialmente la variedad Shansu obtuvo gran reconocimiento.

En 1892 comenzó en China la historia moderna del vino, con el funcionario de gobierno Zhan Bi Shi. Después de haber dejado el cargo de funcionario en Europa, creó la bodega Chang Yu en Yantai con una base de 150 variedades diferentes. En 1910 se establecieron misioneros franceses en dicha bodega. Hoy se llama Beijing.

Hoy en el país se cultivan 453.000 hectáreas de viñedos, la mayor parte consagradas a variedades de uvas de mesa y para pasas. La zona más apropiada para la viticultura es la península de Shandong, al norte de Shangai y al sur de Beijing. Se encuentra en el mísmo paralelo que California, tiene laderas orientadas al sur y un clima marítimo que casi podría definirse como mediterráneo, de no ser por los vientos monzónicos y los temporales procedentes del mar de China Meridional.

Share:

Discussions — No responses yet