Cerrando el curioso año 2010.

Se me hace tremendamente complicado hablar sobre este raro 2010. Y digo raro, porque en mis carnes siempre ha resultado difícil concebir que estoy enfermo o algo peor de lo habitual. Y lo he estado hasta que los médicos han dado por fin con ello, y me han intervenido de la vesícula biliar. Por otro lado, tengo una gran fe o esperanza; no sé cómo denominarlo, pero es como las mejores cepas de vid que cuando superan una enfermedad o trauma, siempre acaban siendo más fuertes y dan mejores frutos.

Es curioso que en la anterior entrada del año decidí no comer las uvas y no ha salido todo lo redondo que esperaba, por lo que este 2011 va a comenzar con las uvas bien metidas en el paladar y, además, ya me encargaré yo de que sean de la máxima calidad. Así espero que sea este 2011 para todos: de alta calidad en todas nuestras acciones y frutos.

¿Cómo deberíamos afrontar este nuevo y apetecible 2011? creo que en el primer mundo muchos nos quejamos demasiado y eso debemos erradicarlo poco a poco. Mientras no seamos la pobre gente que entra en patera, o quienes no tienen ni para un mendrugo de pan ,y mucho menos vino para esta gran noche, no me digáis que vamos a escatimar unos céntimos para el mejor racimo de uvas o el mejor vino que nos apetezca. Como dice no sé qué anuncio: Todos nos merecemos lo mejor de todo, porque lo valemos. Ya tenemos tiempo para ayudar y ahorrar el resto del año cuando queramos y/o podamos a quienes menos tienen. Ahora, vivamos el presente, ya que ahí están los sentimientos, las pasiones y los sentidos.
¡¡¡Ehh, 2011!!! : Te pido salud para todos e ilusión en todo lo que hagamos. Confianza en nosotros y en el futuro. Siempre hemos sabido salir de todas. ¡Salud!
Share:

Discussions — No responses yet