Casar comida vino: Platos grasos y vinos de acidez alta.

Los vinos con un buen nivel de acidez pueden resultar excelentes al combinarse con comidas grasas como es el paté.

Por ejemplo, los vinos de Sauternes combinan muy bien con el foie gras, ya que el peso de la comida y el vino están igualados, y la acidez del vino ayuda a digerir y hace prolongarse en el tiempo del retrogusto, a grasa de la comida. Esto es un ejemplo también de una combinación de un vino dulce con un plato salado. Los vinos frescos, como el Riesling o el Barbera sin roble, pueden resultar buenos acompañantes de carnes grasas como pato o ganso. Los fritos necesitan vinos de acidez alta, ya que el método de preparación de los mismos, incrementa el contenido de las grasas.

Share:

Discussions — No responses yet