Breves líneas sobre por qué es tan importante la humildad.

Pues creo que simplemente porque te hace crecer, al estar siempre con ganas de aprender.

Y creo que es lo que le pasa a este país. Se nota casi todo simplemente en el mundo de las catas. Ya basta de mirarse el ombligo, y trabajemos con honestidad. Ya he dicho alguna vez que “honestidad es decirle la verdad a los demás, e integridad decirse la verdad a uno mismo”.

Suelo  comentar algunas veces que debemos de perder el miedo a fallar a la hora de sacar aromas a un vino, o a la hora del comienzo de cualquier empresa, aunque por nuestra cultura se nos haya educado a tener miedo al ridículo y a todo. No debemos inventarnos aromas por miedo a quedar mal. Sólo así se aprende y prospera. Ayer lo hablaba con una gran perfumista amiga mía. Es preferible ir poco a poco aprendiendo con los aromas y con todo, pero con criterio, honestidad y clara definición a la hora de descifrar técnicamente un vino, o de crear cualquier empresa. Pero es que esto lo podemos aplicar en todo. Las cosas no se consiguen de la noche a la mañana sin fallos y sin esfuerzo. Cambiemos esta “marca” (brand en inglés) de país por lo que era en la época de nuestros abuelos. “Gente trabajadora, humilde honesta e íntegra”. Seamos humildes. Aunque sé a ciencia cierta que la mayoría de la gente es así. Pero recordémoslo día a día para decir al mundo que un país somos la gente de a pie, y no dos o tres políticos.

Share:

Discussions — No responses yet