Aromas del vino

Hay algo muy sorprendente en los vinos ya terminados, que me cautivó del todo. Lo que percibimos al introducir la nariz en la copa son los aromas. Pero, ¿qué son los aromas? Pues son conglomerados de moléculas. Cuando percibimos un aroma a frambuesa en un vino joven maceración carbónica de tempranillo, la impresión es provocada por la suma de una veintena o treintena de moléculas diferentes.

Por ejemplo, unas pocas moléculas como el geraniol (es un monoterpenoide y un alcohol), la isobutil metoxipirazina, la Beta-ionona entre otras, son las responsables de olores netos y francos en el bouquet del vino.

Por eso creo que es muy interesante para disfrutar del vino estudiarlas aisladamente y memorizarlas.

En cuanto al resto, la cuestión es más sutil. Una variación ínfima en la composición de estos conglomerados moleculares y el aroma que se desprende de la copa de vino revelará nuevos matices.

El vino es tan complejo y mágico que encierra centenas de aromas a casis o frambuesa diferentes.

Share:

Discussions — One Response

  • Anonymous 3 diciembre, 2009 on 12:00 pm

    A veces la magia está en las personas.

    Reply