Añada 2011.

La calidad de la uva ha sido buena, no ha habido enfermedades y el grado ha estado bien, en torno a 14 grados. Se ha calificado como “Excelente”, al igual que en la mayoría de las denominaciones de origen. Aunque esto de la calificación, la verdad es que creo que ya nadie se lo cree. Yo he visto por la península uvas de una calidad excelente, los viñedos viejos no han sufrido sequía y se han compensado/autorregulado perfectamente. En general, en los de edades medias (25-30 años) he visto uvas de calidad “aceptable”. Aunque ha habido parcelas que han sufrido de sequía y se han tenido que regar si o si. El problema es que al no conocer la cantidad apropiada para hacerlo, se han regado demasiado, estando algunas de ellas con crecimiento de apices cuando la uva ya estaba totalmente enverada. Y por último, las uvas de calidad “regular” se han dado en parcelas que sufrieron de sequía, algunos viñedos jóvenes y que además no se regaron. A mitad de maduración tenían poca hoja, por lo que no pudieron terminar perfectamente el ciclo de la maduración. Pero en términos generales, y en mi opinión, puedo decir que este último año de cosecha, evaluando la nota que siempre percibimos tan al alza de los consejos reguladores, pienso que esta vez sí están en lo cierto en cuanto a “año excelente”, aunque el pasado año también tuvo la misma calificación y para mí fue bastante mejor que esta. No siempre debemos fiarnos de esos calendarios de añadas. ¡Ojo!
Share:

Discussions — No responses yet